La mayoría de las niñas nunca tuvieron una alimentación balanceada antes de llegar a Bait Lepletot. Ahora, disfrutan día a día de un menú delicioso y múltiple. Bandejas humeantes con desayunos, almuerzos y cenas saludables, variados y de gran calidad, son preparadas con muchísimo cariño y planificación. Las niñas las comen con placer mientras relatan sus aventuras del día a la atenta acompañante de turno. Esta es para ellas una nueva realidad.
La vestimenta de las niñas no es un asunto de menor consideración. Cada niña recibe un presupuesto para sus compras personales y una madrijá la acompaña en una excursión privada para ayudarle a elegir su nuevo ropero. A veces, el sponsor específico de la niña opta por pagar para la compra de uno o dos nuevos vestidos en honor a Iom Tov y así ayudarle a sentirse una verdadera princesa. Por supuesto, la sala de vestuario está siempre a disposición, llena de hermosas prendas y cualquier otro accesorio que las niñas pudieran desear para completar su atuendo.

¡Su donación será muy apreciada!